Hasta pronto, Achill

Achill Camp jóvenes

Hola a todxs!

Hoy soy yo, hoy me toca a mí, hoy escribe este post Juli, el monitor.

Qué lástima ¿verdad? Qué manera más triste de empezar un post, pero… ¡Que rápido han pasado estas dos semanas! Vuelta a casa, pronto vuelta a la rutina, otro curso escolar, un nuevo curso escolar, nuevos retos… ¡Alto ahí! Nuevos retos, sí, pero ahora nuestrxs chicxs están preparados para asumirlos. ¡A por ellos, valientes!

Hace dos semanas que llegábamos a Irlanda. Lugar nuevo, amigxs nuevxs, horarios nuevos… y en menos de lo que canta un gallo, ya lxs teníamos a todos adaptados… compartiendo las mañanas con irlandesxs, estadounidensxs, italianxs, otrxs españolxs y lxs profesorxs y monitorxs locales. Una semana más tarde, todxs ya conocíamos las risas de Carlos, todxs escuchábamos las canciones de Victor, a todxs nos gustaba el tupé de Ernesto, todxs escuchábamos las historias de Martina y los consuelos de Daniela, todxs queríamos tener la tranquilidad de Martin o la sabiduría de Eric, todxs buscábamos el buen rollo de Asier y sólo lxs más listxs entendíamos el humor de Jaume… digo… ¡James!

Para despedirme, y por si alguna vez en el futuro los chicos entran en este blog en busca de su programa en Irlanda, les quiero dejar de regalo una imagen de la espectacular vista que nos levantaba por las mañanas para hacer los talleres, nos secaba por la tarde al llegar de las actividades acuáticas y nos acostaba por la noche de la manera más dulce.

“Camina lento, no te apresures, que a donde tienes que llegar es a ti mismo” J. Ortega y Gasset.

Un cálido abrazo,

Juli Sànchez