The end

Griffith College

Ahora sí chicos… ¡bienvenidos a casa!

¡Hola hola hola! ¿Cómo estáis? ¿Muertos de calor? ¿Habéis comido ya el pa amb tomáquet, tortilla, jamón, fuet,…? ¿Habéis dormido mucho? Pero lo más importante: ¿habéis contado ya a todos las aventuras que habéis vivido estos días?

Irlanda nos despidió de la mejor manera posible, con su famoso tiempo: lluvia y frio. Domingo era un día triste, de últimas despedidas, últimos momentos en el Griffith College y últimos momentos juntos. Nos despedimos del staff con una gran sonrisa y nos montamos en un taxi rumbo al aeropuerto, donde facturamos las maletas llenas de ropa y recuerdas, pasamos los controles y esperamos a que anunciaran nuestra puerta para montarnos ya en el avión rumbo a casa.

Han sido dos, tres o cuatro semanas llenas de aventuras, risas, juegos, aprendizaje y buenos momentos. Hemos pasado de ser 24 desconocidos a ser una familia que nos apoyábamos, animábamos e incluso, a veces como los buenos hermanos, nos molestábamos. Hemos descubierto Irlanda juntos, hemos conocido a muchísima gente de otras nacionalidades y hemos probado la autentica comida irlandesa, ¿quién no va a olvidar nunca el sabor de las patatas Tayto? ¿O la cara de Britt?

Ahora chicos os toca disfrutar del verano, yendo a la playa o a la montaña, desconectando y pasándolo muy bien. Sabemos que vuestros familiares y amigos terminarán hartos de escuchar vuestras batallitas y aventuras por Irlanda porque de anécdotas, hay muchas y lo sabéis.

Hablo también en nombre de Rosalia cuando os digo que ha sido un autentico placer ser vuestras group leaders, monitoras, compañeras, amigas, psicólogas, peluqueras,… y sobretodo, madres. Con vosotros hemos vivido una Irlanda diferente que nunca olvidaremos y que formará ya parte de todos nosotros. Gracias por todos los momentos vividos y sobretodo, por ser como sois cada uno de vosotros. ¡No cambiéis nunca! ¡Griffith College será siempre nuestro hogar!

Un beso enorme y os queremos. Y seguro que nos vemos pronto.