Tags:

Estos paisajes nos dejan con la boca abierta…

New Zealand

Tras la agradable sensación de despertarse entre montañas marchamos hacia el glaciar de Franz Josep, allí recorremos su camino y dividamos su cambiante paisaje hasta llegar hasta la misma cara del glaciar, hermosa y cambiante vegetación, pequeñas cataratas nos encontramos a su paso.

En ruta hacia Queenstown tenemos la oportunidad de comer a las orillas de uno de sus maravillosos, calmados y sorprendentes lagos. Nos asombrarnos de su reflejo,  realidad o espejo? Juzgar por vosotros mismos!!

 

Y ya llegada la tarde alcanzamos nuestro destino: Queenstown. Menos mal que hemos reservado por teléfono porque su hamburguesería más famosa, Fedburguer, tiene una inmensa cola. Y finalmente disfrutamos de ellas en una privilegiada acomodación  sita en lo alto de las pistas de nieve, a 2 minutos andando de la estación!
Todo está saliendo de cine, y con las vistas a cielo abierto de las estrellas nos dormimos pensando en esquiar mañana.
Os cuento en breve!!!