Sunny days in Ireland: evenings, Limerick and disco

Ennis

Hello hello!

Me disculpo por haber tardado un pelín en volveros a escribir, ¡es que aquí en Ennis no paramos ni un momento! Os voy a resumir lo que hemos hecho estos dos últimos días.

El martes seguimos con nuestro horario más “normal” (que no aburrido), con clases por la mañana y deportes por la tarde. Los chicos son ya unos profesionales del fútbol, el baloncesto y el rugby, se lo pasan en grande. Después de cenar, nos encontramos todos de nuevo en el colegio a les 19h y disfrutamos jugando al juego de los 7 segundos (que convertimos a 15 segundos para facilitarnos la vida). La persona que cuenta tiene que cerrar los ojos y contar hasta 15, mientras los demás tienen que tocar 3 objetos del entorno que han sido previamente decididos – un árbol, la portería, la monitora… Cuando el contador llega al 15, los demás tienen que haberse escondido bien para que no pueda verlos, o serán eliminados. Fueron los propios chicos y chicas quienes propusieron el juego, y la verdad que pasamos un muy buen rato (e hicieron un montón de ejercicio).

Ya sabéis que los miércoles son días muy completitos. Por la mañana, en las clases, muchos alumnos tuvieron que hacer una serie de pruebas (tipo gincana) por Ennis. A la hora de comer nos trasladamos hasta Limerick para nuestra excursión de la tarde. Empezamos por visitar el gran Thomond Park, el estadio de rugby más grande de Europa y hogar del equipo más querido aquí, los Munster. Pudimos ver los vestuarios y llegar hasta el campo (aunque nos quedamos en el banquillo, no podíamos pisar el césped). Los chicos y chicas se hicieron un montón de fotos, yo aquí solo os cuelgo una pequeña muestra. Y para acabar, visitando el museo también pudieron hacer algunas actividades como poner a prueba su puntería y sus reflejos, ¡e incluso narrar un partido de rugby!

Después de la visita, comimos nuestro packed lunch y cogimos el autobús hasta el centro de la ciudad, donde tuvimos una horita para pasear por las bulliciosas calles de la ciudad. Ah, y hay que añadir que tuvimos un tiempo es-pec-t-a-cu-lar ayer: cielos azules, un sol radiante y hasta un poco de calorcito! No se asomó ni una nube amenazadora con lluvia. Realmente estamos disfrutando de la luck of the Irish (suerte irlandesa).

 

Y cuando regresamos a Ennis, todos para casa a cenar y arreglarse para la noche de disco, que esta semana hemos hecho en el local (literalmente, se llama “The Local”) que hay cerca del colegio. Os aseguro que los chicos lo dieron todo bailando, se lo pasaron aún mejor que la semana pasada! Y además, durante la disco recibimos la visita de Ignacio y Daniel, socios de British Summer; se pasaron a ver el programa y hablar con los chicos, que les contaban que están encantados con su experiencia aquí.

¡Hasta aquí os puedo contar hoy! Como siempre, os mandamos muchos recuerdos desde Ennis.