Amazing rainless weekend!

Marino Institute of Education

Hello mamas and papas (and families in general)! Llevamos unos días tan atareados que no hemos podido parar ni un segundo para informaros de lo bien que lo estamos pasando!

El jueves, después de una entretenida visita al National Museum of Ireland y algunas compras en el centro de Dublín, hicimos un juego con chicos de otras nacionalidades en la residencia. Los chicos, por grupos, tuvieron que buscar las letras de una palabra, que estaban escondidas por el campus. Siguiendo unas pistas que les prepararon los organizadores, fueron en busca de la palabra escondida. Un grupo de BS-CIC quedó en segundo lugar, ganando el privilegio de saltarse la cola de la comida al día siguiente. Con las fotos podréis conocer algunas partes de nuestra residencia 🙂

Antes del amazing fin de semana de visitas, hicimos un poco de deporte: hip hop, volleyball y el juego de “matar”. La profesora de hip hop, con mucha energía, les consiguió enseñar unos cuantos pasos de baile a los chicos que nos dejaron impresionadas. Conseguimos una súper coreografía! Movieron tanto el esqueleto que hasta las fotos han salido movidas! Pero no os preocupéis, que podréis disfrutar de un maravilloso vídeo del resultado.

Después, lo dieron todo en el volleyball (de esto sí que tenemos unas fotos alucinantes), en el que jugaron un partido muy reñido.

La clase de hip hop les vino muy bien para la actividad nocturna: DISCO TIME! Con sus nuevos skills, se pasaron unas buenas 2 horas bailando a tope con sus compañeros de otras nacionalidades, incluso hubo alguna dancing battle! El DJ estaba motivadísimo, y nuestros chicos también, con hits como DES-PA-CI-TO.

Después de eso, todo el mundo se fue directo a la cama. Qué cansancio después de un día tan activo!! Y a recuperar energías para el weekend que se acercaba.

Nuestra primera parada fue Glendalough, un espacio natural lleno de historia: un extenso cementerio con una torre del S.XII donde los monges se escondían de los vikingos y unos lagos preciosos. Nuestro guía nos explicó una leyenda sobre el lago principal: hace mucho tiempo, había un hombre muy rico y poderoso con el que todas las mujeres del país se querían casar y tener hijos. Vivía al lado del lago, en lo más alto de una colina, y un día una de sus pretendientas decidió escalar por el muro de su casa hasta su ventana. Al llegar a donde estaba él, le dijo que le amaba y le rogó que le diera un hijo. El hombre, asustado, la golpeó de forma que se cayó colina abajo, aterrizando en el lago, en el que dicen que permanece su espíritu.

    

Después de la explicación, paseamos por el entorno natural (precioso y muy bien cuidado, por cierto) que rodeaba el lago, y pudimos acercarnos al mismo; aunque no demasiado, porque dicen que si perturbas las aguas donde descansa la mujer de la leyenda, esta te perseguirá el resto de tu vida. El lago, de todos modos, nos pareció muy bonito. Si no nos creéis, juzgadlo vosotros mismos.

 

Nuestra próxima parada fue Kilkenny, una pequeña ciudad con un castillo hecho de la piedra gris oscuro tan característica de la arquitectura irlandesa. Pudimos visitar las calles de la ciudad, muy concurridas de estudiantes y turistas que las visitaban. Los chicos también pudieron ir de shopping, uno de sus principales hobbies.

Después de esta excursión volvimos a Marino, donde pudimos cenar y relajarnos viendo una movie. Bueno, excepto a unos cuántos que todavía tenían energías para jugar a deportes varios. Los que estuvimos fuera, pudimos disfrutar de un breathtaking sunset.

Al día siguiente, back on the bus para ir a Belfast City, en Northern Ireland. Preocupados por el cambio de moneda, nos dirigimos a visitar el city centre y sus maravillosas tiendas, algunas de la cuáles les dejaron pagar en euros. Volvieron bien cargados de bolsas.

Después nos dirigimos al Titanic Museum, donde nos explicaron la verdadera historia del viaje que hizo el Titanic. Vimos el lugar exacto donde se construyó el barco long ago (donde están las barras clavadas en el suelo) y la altura original del navío (exactamente igual de alto que el mismo museo).

Dentro, había explicaciones interactivas, fotos y testigos originales, recreaciones de objetos, vídeos de los restos del Titanic bajo el agua e incluso una atracción dentro del museo.

 

En esta última, hasta pudimos sentirnos como uno más de los trabajadores que hacían avanzar el Titanic (en una experiencia en 4D, con el calor que hacía y todo)! También pudimos ponernos en la piel de los pasajeros que viajaron en el barco, viendo recreaciones de sus habitaciones de 1a o 3a clase.

Ha sido un fin de semana, todavía SIN LLUVIA (oh yeah), muy interesante históricamente y culturalmente, donde hemos podido disfrutar de naturaleza, historia, deportes, y como siempre mucha diversión! Estamos impacientes para vivir todo lo que nos ofrecerá esta nueva semana.