ADAPTACIÓN Y EN SEGUIDA DIVERSIÓN

Carlingford Camp jóvenes

¡Hola a todos!

El blog ha tardado en llegar pero ya está aquí. Debe ser que nos lo estábamos pasando demasiado bien por aquí y tenemos poco tiempo para las otras cosas. Yo, como los niños, era la primera vez que pisaba este lugar y si por algo lo diferenciaría del resto es por lo amable, acogedor y cercano que es el Staff de aquí. El Staff incluye desde personal de cocina y limpieza hasta los profesores, pasando por los monitores de las actividades. Es como una pequeña familia ya que la residencia tampoco es muy grande y todo el Staff pasa muchos meses al año aquí, con lo que intentan que todos los niños se sientan parte de esa familia.

Los primeros días han sido una mezcla de timidez por parte de los niños pero a la vez muchas ganas de romper sus barreras y conocer a nueva gente. Prueba de ello es que poco han tardado en hacerse bastante amigos del resto de grupos que andan haciendo lo mismo por aquí.

El sábado, al llegar nos dieron una pequeña vuelta por el pueblo, que tampoco es muy grande, cosa que permite que se les esté pudiendo dar más libertad de la que permitiría una gran ciudad. Además, esa misma tarde realizaron la prueba de nivel, para saber qué nivel de inglés se adaptaría mejor a cada niño.

El domingo realizamos la primera excursión larga. Nos dimos una buena paliza por el río haciendo caiac, recorriendo nada más y nada menos que 8 kílometros. Fue un poco cansado pero nos permitió comer nuestro pack-launch a la orilla del río y apreciar las bonitas vistas verdes del lugar. Pero sobre todo, les permitió a los niños irse conociendo mejor, tirarse agua unos a otros e ir estrechando los primeros lazos.

Con la entrada de la semana comienzan las primeras clases de inglés para la mayoría, que aunque no apetecen mucho de primeras, luego acaban resultando más entretenidas de lo esperado. Los que tienen un nivel medio irán al grupo amarillo, mientras que los de nivel alto irán al grupo rojo. Los del grupo amarillo realizarán las actividades por la mañana y las clases por la tarde, mientras que los del grupo rojo realizarán justo lo contrario. A todo esto, 4 de nuestros 19 niños realizan actividades tanto mañana como tarde ya que vinieron con el pack-sport.. ¡a eso se le llama tener energía!

Se comienza a respirar cada vez mejor ambiente en la residencia, a la par que yo también compruebo que cada vez los niños confían más en mí para comentarme lo que sea necesario. ¡Avanzamos progresivamente!

El lunes tuvieron que salir de un laberinto a oscuras trabajando en equipo, jugar a una especie de basket con colchonetas hinchables y hacer tiro al arco. Todo esto en el Skypark, que es el lugar al cual asistimos más asiduamente a realizar las actividades y se trata de un espacio enorme en medio de la montaña adaptado para realizar decenas de actividades. Está a unos 15 minutos andando de la residencia y es literalmente enorme.

El martes nos pasamos al Laser Tag, que es una especie de combate por equipos con pistolas láser, que tiene como objetivo atacar estratégicamente al otro equipo para dejar a sus miembros sin vidas. Perfectamente decorado, parecía que estuviésemos en un campo de batalla. Además, nos acompañó la lluvia durante un rato, que lejos de molestar, le daba un toque más épico a la actividad. Va a ser difícil de superar porque les encantó a los chavales.

Ayer miércoles, volvimos a coger los caiacs, pero esta vez para ir a visitar una cascada y probar en casi la totalidad de los chavales la temperatura del río, ya que nos bañamos todos aquellos que quisimos. La verdad, el agua está bastante fría, ¡pero los neoprenos nos ayudan a sentirnos más seguros!

Con lo que hasta el momento, pasándolo bomba. Las comidas parece que cada vez gustan más y nos vamos adaptando todos al clásico puré de patatas de aquí. Igual que al horario, ya que en primera instancia, esto de cenar a las 5 nos sonaba a todos un poco a chino. Pero nos hemos ido acostumbrando y cada día nos entra menos hambre a eso de las 10 de la noche. De 19 a 21, por cierto, realizamos alguna actividad más tranquila y de 21 a 23 tienen tiempo libre para hacer lo que quieran.

Llevamos ya 6 días juntos y parece que fue ayer cuando nos conocimos todos en el aeropuerto. El tiempo vuela pero estoy contento porque mientras escribo estas líneas, estoy oyendo las risas de los chavales de fondo y eso significa.. ¡que cada vez están yendo mejor las cosas!

¡Un saludo a todos y aquí os dejo algunas fotos tomadas estos días!