Todo va NON STOP!

Chaucer College

Hola families, how’s everything going?

Resumiremos nuestros primeros días en Canterbury con dos palabras: NON STOP.

Después de coger nuestros vuelos y dirigirnos a tierras británicas nos reunimos todos -los chicos de Madrid y los de Barcelona- en el aeropuerto de Gatwick. Llevábamos toda la mañana viajando, pero aún nos faltaba encontrar el autobús que nos llevaría, en un viaje de hora y media, hasta Chaucer College. Cuando llegamos teníamos MUCHA hambre -eran las tres de la tarde y como recordareis  desayunamos antes de llegar al aeropuerto a las 7:30-. Por suerte el staff lo sabía y nada más llegar, nos recibieron con una suculenta comida: hamburguesas, patatas fritas, yogures,… -¡Qué rico estaba todo!-. Después, una vez ya recuperados, nos hicieron un tour por el college, nos enseñaron las habitaciones, los chicos de homestay se fueron por primera vez con sus familias, y a las 17:30 nos fuimos a cenar. -como veis nos estamos adaptando a los horarios ingleses-

Y qué hicimos el día siguiente? Cogeros fuerte que empezamos a contaros!

Desayunamos a las 7:45, las 8:30 llegaron los chicos de homestay, y a las 9:00 nos dijeron que teníamos un examen de inglés. “¿Será muy difícil? ¿Podría ser oral? ¿Es necesario?”, nos preguntábamos con nervios. Pero tranquilos. Se nos fueron los nerviosa al llegar al hall theatre, conocer los profesores y que nos contaran cómo funcionaría el test. Después, mientras los profesores corregían las pruebas, nos llevaron a dar un tour por el campus de la universidad de Kent y a tomar el aire. Pero no muy largo, porqué al cabo de una hora ya estaban todos corregidos y nos dividieron en las clases para tomar la primera lección.

¿Y por la tarde? Nos llevaron a hacer un tour por la ciudad de Canterbury y conocer un poco su historia. Volveremos más días por lo que el tour fue más una introducción a la ciudad y sus calles principales. A continuación nos dieron tiempo libre por la ciudad y fue cuando, entre otras cosas, conocimos los increíbles Poundlands –preguntar a vuestros chicos-. Pero no todo terminó aquí, ya que antes de cenar fuimos a un parque a jugar a juegos de presentación, como el tot s’hi val o el pistolero, para así conocernos más entre nosotros y aprendernos bien nuestros nombres. ¡Siendo 31 nos llevara faena!

¿Y ahora sí que ya está, no? Pues no! Porqué esa noche cenamos todos juntos en el college y después participamos en actividades tan diversas como un taller de tambores africanos -¿Oísteis el ruído des de España?-, un quizz contest, y una sesión de speed dating para conocernos con los chicos de otros países. Y para terminar, antes de ir a dormir, Alba nos enseño a nuestro grupo juegos tan diversos como el zip-zap o el samurai.

Cómo vereis esto es un non stop! 😀

Hasta el próximo post!

PD: Tenemos cuenta de instagram propia, Chaucer 2017 BSCIC. Nos seguireis verdad? 😉