Despedida y clases de windsurf en Carlingford Camp

CARLINGFORD CAMP

¡Hola a tod@s de nuevo!

El domingo despedí a trece chicos en el aeropuerto de Dublín y ahora ya sólo quedamos cinco catalanes en Carlingford. De todos modos todavía no hemos parado y apenas hemos tenido tiempo de ponernos nostálgicos por el regreso de nuestros compañeros.

Como avancé en la última entrada el domingo, antes de que se fuera el grupo de dos semanas hicimos “Laser Combat” por última vez. Los chicos descargaron la adrenalina acumulada y saldaron las deudas que habían quedado pendientes en la batalla del domingo anterior. El contraste fue total pocas horas después cuando compartimos nuestra última comida juntos, las bromas y anécdotas sobre todo lo acontecido durante las últimas dos semanas dieron un broche de oro al final de la estancia. Al acabar de comer nos despedimos y mientras yo acompañaba a los que se iban al aeropuerto los de tres semanas descansaron en el centro jugando a pingpong y charlando con los italianos y franceses que ahora rondan por aquí pues serán sus compañeros del día a día en lo que les queda de tiempo aquí.

Ayer lunes, actividad nueva: Windsurf. Al ser tan pocos les dieron prácticamente clases particulares ¡Todo un lujo! El viento no sopló muy fuerte lo cual fue bien para iniciar el proceso de aprendizaje, al final de la actividad el “instructor” se mostró muy satisfecho por los progresos de los chicos y es que, aunque pueda parecer fácil, no lo es para nada, y sino preguntadle a los chicos lo que les costó domar la vela para aprovechar el viento. Por la tarde hicieron clase con italianos y franceses y después de cenar hubo “Scavenger Hunting” por todo el centro. Ya os digo que no ha habido tiempo para pensar en qué harán los que volvieron a asa el domingo.

Ahora mismo los chicos están en los campos de Carlingford haciendo actividades y repitiendo una de las que más les gustó: “Zorbing”, la bola gigante. El staff no ha tenido ningún problema en dejarles repetir las que les gustaron porque, como ya he dicho en alguna otra ocasión, estamos siendo muy buenos.

Esta tarde volvemos a cruzar la frontera: harán inglés en Newry. Será una clase distinta, fuera del entorno de las aulas, donde poner en práctica lo aprendido a lo largo de los últimos días. Y para luego les hemos preparado una sorpresa con los del staff… Os dejo con la intriga esta vez así que estad atentos a la próxima actualización.

¡Muchos besos y abrazos de parte de los últimos catalanes de Carlingford!

Quique

2 comments

  1. Laia Ferrer

    S’hus troba molt a faltar, una abraçada per cada un de vosaltres i un petonas per tu Bet!

    Cuideu-vos!

  2. xavi hidalgo

    Gràcies Quique per les teves cròniques. Ens transporten al que deuen estar vivint els nostres fills. I ens fan molta enveja!
    ens veiem diumenge vinent a l’aeroport de Barcelona…
    salutacions a tots

Comentarios cerrados.