Días intensos en CarlingfordCamp

CARLINGFORD CAMP

¡Hola a tod@s de nuevo!

Seguimos al ritmo trepidante de los primeros días:

El martes después de clase participamos en un concurso por equipos: “Carlingford Challenge”. Las pruebas no fueron lo de toda la vida, hubo que sacar manzanas de cubos con la boca, hacer monólogos EN INGLÉS, beber más de un litro de agua lo más rápido posible… Mirad las fotos que vale la pena.

El miércoles lo empezamos en el agua de nuevo pero cambiando los kayaks por canoas canadienses, el cielo se despejó y las vistas desde el mar fueron espectaculares, la verdad es que no nos podemos quejar porque el paraje es de una belleza extraordinaria, el contraste del verde de la montaña con el azul del mar producen un efecto precioso, pero no nos engañemos, aquí no hay tiempo ni para mirar el paisaje. Salimos del agua, comimos y unos se fueron a inglés y otros a hacer “rock climbing” y “abseiling”, las impresiones fueron muy buenas pero nada comparado con el torneo de fútbol que disputamos después de cenar. Con tanta actividad cualquiera acaba el día exhausto… Para relajar, Tom, el director del centro, nos invitó a la casa que tiene en el pueblo a tomar algo y escuchar música irlandesa interpretada por dos músicos excelentes, les encantó.

Ayer jueves volvimos a los deportes de tierra: “Challenge Course”. Inmersión total con los chicos y chicas irlandeses para trabajar en equipo y completar las pruebas que fueron planteando los monitores irlandeses, la conclusión está clara: O hablas inglés o pierdes, y los chicos lo tuvieron claro. Por la tarde hubo clases y a la noche “Treasure Hunt” por las calles de Carlingford, 25 preguntas sobre el pueblo a responder en el mínimo tiempo posible; las carreras para buscar nombres de lugares y demás estuvieron a la orden del día. Día muy cansado que acabamos con nuestros nuevos amigos irlandeses en frente de la televisión viendo una película, por supuesto en inglés, aquí no te salvas ni un minuto de la inmersión.

Esta mañana ha llegado uno de los platos que los chicos y chicas más estaban esperando: “Laser Combat”. Vestidos con trajes de camuflaje y equipados con armas láser y sensores, nos hemos dividido en dos equipos con jóvenes irlandeses y… ¡Qué empiece la guerra! En un terreno con trincheras por doquier hemos tenido que saber organizar el grupo por tal de conquistar la base enemiga, los chicos se lo han pasado en grande. Hace unos minutos, al terminar de comer, hemos tenido que afrontar un momento triste pero bonito: Nuestros nuevos amigos irlandeses volvían a casa después de haber compartido 5 días increíbles con nosotros, afortunadamente Facebook conseguirá que mantengan el contacto y permitirá a los chicos seguir practicando el inglés pero desde casa. Eso sí, vamos a tener irlandeses hasta en la sopa porque tal cual salían los conocidos por la puerta, llegaban nuevos: ¡Esto no para!

Un saludo a todos los lectores desde Carlingford. ¡Seguimos en contacto!

Quique

1 comment

  1. Marta

    Gràcies per les fotografies i comentaris. Ens encanta veure als nostres fills com disfruten. Les esperem amb moltes ganes.

Comentarios cerrados.