¡El ritmo no para en Carlingford Camp!

CARLINGFORD CAMP

Buenas noches a tod@s: ¡Ya estamos en Carlingford!

Perdonad por no haber escrito antes pero es que tal y como pronostiqué: ¡Esto no ha parado ni un solo instante!

El domingo nada más llegar nos recogió un autobús en el aeropuerto de Dublín para llevarnos a Carlingford donde nos esperaba el staff irlandés con pizzas de bienvenida. Después de tomar algo hicimos la prueba de nivel y cenamos pronto (¡hay que acostumbrarse a los nuevos horarios!), el plato fuerte del día estaba aún por llegar: ¡La final de la Eurocopa con los italianos de Carlingford! En cuanto al resultado… ¡no diremos nada más!

El lunes por la mañana después de desayunar: ¡todos al agua! Nos tocaba “frenzy-kayaking” y por parejas nos dimos una vuelta en kayak por la costa del pueblo. Los valientes se adentraron en una cascada que genera el río cuando llega al mar y los más atrevidos hicieron “pier jumping”. Después de comer no nos dieron tiempo para descansos, los de Language Camp fueron a clase de inglés y los de Adventure Camp hicieron “archery” y “zorbin”. A las 18h de vuelta al campus bastante cansados cenamos e hicimos un tour histórico por Carlingford, un pueblo con unos 800 años de historia. Hablando de años… ¡13 años fueron los que cumplió ayer Clara y los que celebramos con un pastel después de cenar!

Esta mañana hemos hecho una carrera de orientación que nos ha dejado exhaustos porque hemos tenido que competir contra irlandeses y ya se sabe que jugar como local siempre es ventajoso… Hace un momento hemos cogido fuerzas comiendo y ahora los chicos están repartidos entre clase y “raft buildchallenge”. Veremos qué cuentan a la vuelta.

Desde Carlingford esto es todo, las chicas y chicos os mandan saludos a todos, os dejo unas fotos para que veáis lo bien que están. ¡Un saludo, seguimos en contacto!

Quique

2 comments

  1. Anónimo

    Aquí hay cosas mal, cuando llegamos al aeropuerto estuvimos esperado mucho rato hasta que llegó en autocar.
    Seguiremos en contacto.

  2. Marta

    Me gustaria que la Marina llamara a casa, no se nada de ella desde que se fue el domingo.

Comentarios cerrados.